S.D. LUIS MARÍA MARTÍNEZ

Arzobispo Primado de México, entre 1937 y 1956, fue un impulsor fundamental en los primeros años de la Obra de la Cruz. 

Nació el 9 de junio de 1881 en San Antonio Molinos, Michoacán.  Ingresó al Seminario de Morelia en 1991.  El 20 de noviembre de 1904 recibió el Sacramento del Orden Sacerdotal.; ejerció diversos servicios en la Arquidiócesis y en el Seminario.

En 1923 fue designado Obispo Auxiliar de Morelia.  Al conocer a la Sra. Concepción Cabrera de Armida, decide unirse a la Obra de la Cruz, haciendo también votos como Misionero del Espíritu Santo.

Desde el 7 de julio de 1925 y hasta la muerte de la Sra. Armida, Mons. Martínez fue su Director Espiritual. Posteriormente habría de explicar con amplitud, y como teólogo y místico, la Espiritualidad de la Cruz.

Ejerció su labor apostólica como Arzobispo Primado de México con gran prudencia e inteligencia, logrando que existiera una conducción pacífica.  En 1950 fue nombrado miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

Consumado escritor e intérprete fundamental de la Espiritualidad de la Cruz, entre sus obras más importantes destacan: “Espíritu Santo”, “El Santificador”, “Jesús”, “La Vida en el Interior del Corazón de Jesús”, “El Camino Regio del Amor”, “Divina Obsesión”, “Espiritualidad de la Cruz”, “La Cadena de Amor”, “El Sacerdocio de los Fieles”, “Encarnación Mística”, “Consumación en la Unidad”, “Supremo Amor”, “Vida Espiritual”, “Diario Espiritual”, “Notas Íntimas”, “Meditaciones de Navidad”, “Santa María de Guadalupe”. 

Falleció el 9 de febrero de 1956 en la ciudad de México, con fama de santidad. Su proceso de beatificación está en marcha, y sus restos se encuentran en la Catedral Metropolitana de México.

Por su profunda incursión en la Espiritualidad de la Cruz, puesto que también recibió la gracia de la Encarnación Mística, y por su trato directo con los iniciadores, es considerado fuente de la Espiritualidad de la Cruz.